martes, 23 de septiembre de 2014

V MADRID-SEGOVIA, Y VAN SIETE DE SIETE



Siete veces me he puesto en la línea de salida de una prueba de 100 kms y siete veces he llegado a la meta, para un tio como yo, no está mal.
CRÓNICA DE MI TERCERA MADRID-SEGOVIA
Si me preguntan que me gusta de esta carrera, no sabría que responder, no tiene buenos avituallamientos, la bolsa del corredor (como todas las Ultras) es penosa, es cara y además tienes que desplazarte y volver luego en el mismo día (la teta no da para dormir una segunda noche), pero llevo tres ediciones, cada una de una manera y como ya conté aquellas, ahora viene esta.
Mi idea era hacerla tranquilo y cuando llegara a Cercedilla decidiría la táctica de carrera, pero el destino siempre juega en mi contra y tengo que cambiar lo pensado.
Salimos cinco compañeros y desde el principio voy detrás, cojo mi ritmo y cuando me dicen algo, les digo que tiren, voy a ir a mi ritmo y si quieren, ya saben. Hasta Tres Cantos voy bien, andando ya en las primeras subidas y con un ritmo cómodo. En este primer avituallamiento y control, solo sello, no bebo agua y aprovecho para saludar a mi mujer, a Maribel y a Ginesito, también saludo a la Organizadora, pero vamos, como si no fuésemos del mismo club,  uno mas...La ingle empieza a dolerme, ya es lo habitual y me pongo voltarén que llevaba Pedro y a seguir. Los kilómetros pasan y la temperatura es impresionante para correr, que lujo y que pena que mis piernas no vayan, no las noto cansadas, pero no tiro, de hecho me tienen que esperar en varias ocasiones, aunque los avituallamientos hacen que ellos paren un poquito mas y yo menos. Colmenar me espera con una nueva sorpresa, mi mujer me dice que me han nombrado unas chicas, me dirijo a ellas con mi mejor sonrisa y oh, sorpresa, es la novia de Crespo, con el que compartí muchos kms en la anterior edición, un paisano que también repetía, siempre da alegría ver buena gente. Allí dejo mi camiseta de USF y me pongo por primera vez en carrera la de Corredores Solitarios, no hay problema, es de Korridor y su comodidad es igual que la de USF, eso sí, no se como explicar lo de la bandera de japón en la manga, menos mal que Sinichi ya no volví a verlo, otro grande que tuve el placer de saludar.


El segundo problema empieza a llegar y este es normal, salgo con zapatillas de asfalto y creo que acierto, pero no con este tipo de zapatillas, como mucho dan para una media maratón, ya en Boedo me molestaron, pero como corrí sin plantillas, le eché la culpa a eso. Aquí llega mi parte tonta y que solo me pasa a mí, a pesar de llevar coche de apoyo, no dejé las zapatillas allí y las dejé en Cercedilla, son treinta kilómetros de dolor, soportable, pero dolor. Pero antes de llegar a mitad de carrera, todo cambia, vamos andando debido al terreno que así lo requería y Ginés se queda atrás, paro y hablo con él, no puede andar y lleva mala cara, por lo que me pregunta y puesto que Natalia dice que no puede correr, "decidimos" que se vayan los tres, JJ, Pedro y Ginés y yo me quedo con ella, posteriormente si alguno se encuentra mal, saben que vamos por detrás. Llevo siete horas y algo y estamos en mitad de carrera, me encuentro perfecto excepto las molestias del pie que se que son temporales y la habitual ingle, vamos, nada preocupante. Me tomo una isotónica de cerveza y varios trozos de sandía y me despido de mis tres compañeros, el destino empezaba a escribir su crónica.

MATALPINO-SEGOVIA
No se como explicar esto, es un deja-vu con los papeles cambiados, en el 2012 fuimos rai y yo, en esta ocasión es Natalia y yo, pero yo soy el "sano". Empieza a hacer calor, hasta entonces no había hecho acto de presencia y después de despedirme de nuestros apoyos hasta Cercedilla, les digo que tardaremos mínimo tres horas hasta allí, a pesar de ser solo quince kms. El primer tramo de subid hace que no note nada todavía., Natalia anda muy deprisa y vamos a muy buen ritmo, cuando pasan los kilómetros de subida y empieza el mejor tramo para mí, con el olor a jara y a Puebla de Don Rodrigo, me encanta. A pesar de todo, corremos durante muchos tramos, hasta que al llegar a la carretera y empezar la subida, tiene un bajón y a sentirse mal, lo dicho, un deja-vu. De nuevo nuestras chicas están en este punto de La barranca, aunque no las esperaba esta vez y mas fotos, aunque quizá la cara no esté para fiestas. Al llegar al avituallamiento se tumba en un banco por el dolor de espalda, en ese mismo banco, otro participante se tumba en el otro lado, que bien vienen los bancos de madera, le doy medio vaso de coca cola y parece que se restablece. Seguimos la marcha hasta Cercedilla y cuando llegamos a la tierra corremos, en esos momentos va ella mas rápido que yo, ya he dicho que me veo lento y por fin llegamos a Cercedilla, kms 64 de carrera.



Paso del avituallamiento y me cambio de zapatillas y camiseta, esta vez la de SIMPLEMENTE RUNNERS, también de Korridor, me pongo  crema y relleno las botellas. Tato y Marchena están allí, el segundo desde las dos de la tarde que llegó con Ginés de Elche y el keniata, que deben estar llegando a Segovia ya, vaya tela; a pesar de que los sanitarios le dicen que no, el dice que la terminará andando con Natalia, Pedro Tato dice que le duele el gemelo y también se viene conmigo.
Comienza el último tramo de la carrera, algo menos de cuarenta kilómetros y tres lesionados me acompañan, cojo el chubasquero, la noche va a ser larga. Por mas que intentamos que Natalia coma, no lo conseguimos, a los cinco kilómetros y con setenta a nuestras espaldas, su cuerpo dice basta, lo que pasó en ese momento queda para los que allí estábamos, por suerte una persona se para y nos ofrece ayuda, no solo eso, les lleva hasta Segovia. Cinco iniciamos la aventura juntos, dos quedamos, y la noche empieza a mostrarse, con humedad, pero respetando el frio y la lluvia.
Subimos fuerte o eso creemos, de hecho nadie nos alcanza y nosotros vamos acercándonos a las luces que se ven delante, es lo bueno de llevar la luz roja trasera. Punto de control, no vi nada para avituallarse, pero tampoco necesitamos nada, no entendemos que hacía tanta gente allí parada. Tras un tramo un poco mas duro, la subida se suaviza y te dan ganas de correr, pero no lo hacemos, llegamos al mejor avituallamiento de la carrera y no porque hubiera caldo y café, sino porque allí estaba mi compañero del Ñ Juanjo, también Yoli, tres Ñ en la Fuenfría. Me pongo voltarén en los pies y le digo a Pedro que ahora todo es bajada hasta Segovia. Nos vamos lo más rápido posible y cuando pasa el tramo malo, nos ponemos a correr a ratos, veo factible bajar de dieciocho horas y lo voy  a intentar. Pasan las horas y los kilómetros y la meta no llega, es lo habitual, se hace pesado y el nuevo recorrido no ayuda, nos perdemos por seguir a otros corredores, que se habían perdido por seguir a otros corredores, era el km 90 y no era el mejor sitio para perderse, vamos campo a través por un terreno malísimo, hasta que vemos gente a la derecha y llegamos a su altura. Previamente había tomado un café en el penúltimo y nuevo avituallamiento, rellenado el agua y por primera vez en carrera, isotónica que pongo en una botella, le echo spray en el gemelo a mi compañero. Por mucho que uno vaya bien o regular, se hace pesado, son 102 kms según ellos y son muchos kilómetros, Segovia no llega, pero cuando lo hace, corremos toda la población, excepto foto final y...



Están todos los zumba@s esperando en meta, Jesús  su mejor tiempo de siempre, JJ, mejor marca de su vida, José Antonio y Ginés Macia, pulverizando sus marcas, mi mujer, mejor acompañante en carrera. Corremos y recibimos los aplausos, levanto los palos que llevo desde Colmenar( Km 27) y los choco, mi nuevo saludo se estrena, me abrazo con todos, recibo mi medalla, saludo a Anna y foto llegada con mi mujer de la organización. Me da una cerveza, me voy  a un banco y tengo mi momento, no se si lloro o me emociono, son siete carreras de cien kilómetros y en las siete he acabado perfecto, otra muesca en el cinturón y un nuevo compañero ha hecho su primera Ultra conmigo.
Se acaba MAGOVIA 2014 y me queda una sensación rara, quería hacer la carrera solo y al final la hice con cinco personas, me quedo con que podía haber tardado menos, me quedo en que todos se van y yo me quedo, hago lo que creo que tengo que hacer y solo me queda la duda de saber si alguien lo haría por mí. Está la voz que te dice que no cambies y la que te dice que tienes que pensar mas en tí, pero también está la que te dice que gracias a tí, muchos han llegado a meta.



Es mi opinión y seguramente otros pensarán que no es así, pero sigo creyendo en este deporte,a pesar de mis salidas de tono y mis cabreos con el mundo, pero como dice Paco Robles, en todas las carreras aprendes algo y yo de esta he sacado muchas enseñanzas, mas de las que quisiera.
Estoy contento, sin estar bien he bajado de dieciocho horas sin excesivo esfuerzo y la prueba es que al acabar  me tocó coger el coche y traer a los otros cuatro finisher a casa
Hoy leo que han descalificado a dos corredores por tirar basura, no lo se, he visto la noticia, pero no los nombres, yo mismo recogí un par de envases, pero en general se vio poca basura, mucho menos de lo acostumbrado, eso sí, el reglamento es de risa, algunos cargamos con todo lo obligatorio y luego ves gente que...bueno.
.
Dos semanas para Botamarges y sus 70 kms de montaña, pero esa, será otra historia.


9 comentarios:

Xavi Rubio dijo...

leer estas cronicas solo dan ganas de hacer una burrada de estas
enhorabuena maquina

ramonet dijo...

Eres grande Fausto, y si, habría gente que lo haría por ti, aunque a veces tengamos muchos esa duda. Eres todo corazón y eso al final siemrpe revierte

Celina dijo...

Felicidades! sabes que si no hicieras las cosas así no serías tú! me encanta eso de la isotónica de cerveza, jeje, la verdad es que hay ocasiones en las que nada sienta mejor que una cervecita! preciosas fotos y ahora a recuperarse un poquito que ya tienes otro lío dentro de 2 semanas criatura!

Anónimo dijo...

Enhorabuena! Siete en la buchaca! Gracias por compartirlo. Grandeeee!!!

paco dijo...

Felicidades tio, yo seguramente que me quede con las ganas, pero si se me ocurriera, cuento contigo. Un saludico.

Halfon Hernandez dijo...

Felicidades!!!!, llegaste un poco delante mio, seguramente ese Isotónico tubiera algo que ver ;-))

Lo de meterte 70 km montaña en dos semanas es para nota.

Solopisadas Ferreiro dijo...

Muchas felicidades por tu septima prueba. A ver si un dia coincidimos y nos tomamos algo.
Bravo por la crónica.

JAVIER AYUSO MESTANZA dijo...

Estupenda crónica Fausto. soy Javier, el de maratón a zihuatanejo. Fíjate, de rebote has acabado conociendo a uno de los descalificados, cosas de la vida. Ójala me hubiera encontrado contigo el año pasado cuando no podía avanzar con los calambres; igual hasta me hubieras ayudado, porque creo que representas a la perfección el espíritu de esto que llamamos deporte y que muchas veces no lo es

ALBERTO dijo...

FAUSTO.., enhorabuena, una más para el curriculum, en "No t amargues"
con tranquilidad y buenos alimentos, que lo que hay de menos en distancia lo superan con creces en dureza respecto a Magovia, ¿que te voy ha decir yo.
Un saludo y que salga un buen día