martes, 1 de mayo de 2018

FESTIVAL DEL ULTRAFONDO, CEUTÍ 2018, LA VUELTA DEL HÁMSTER

Es una pena y una oportunidad perdida, pero la CSP es dentro de dos semanas y no tengo un estado de forma para hacer dos pruebas largas tan seguidas, por lo tanto, hacemos la maratón y ya tengo tirada larga.
No veo aburrido correr en pista, al contrario, siempre saco lo positivo, servicios cerca, avituallamientos cada 400 metros y ser adelantado una y otra vez por la élite del Ultrafondo patrio, además de poder en algunas vueltas compartir con ellos e incluso desdoblarte cuando ralentizan su ritmo.
Es mi Quinto maratón en pista y en ninguno he tenido sensación de mareo  hastío, distinto a cualquier otro maratón, todo depende del estado de forma y el mio es el que es, estoy para otras cosas y correr mucho tiempo seguido, no entra en mis planes actuales.
Después de saludar a los fieras que están corriendo las 24 y las 48 horas, los de las 12 empiezan a las veintidós, nos dirigimos a la salida, somos siete corredores y varios compañeros que lo hacen por equipos, en el otro lado, los que van a participar en la media maratón, si lo hubiese sabido, habrá sido mi distancia, aunque ahora, no me arrepiento.



LA CARRERA
Como buen macedonio, empiezo el último y así voy durante unas cuantas vueltas, a un ritmo de poco mas de seis, hasta que decido que no es mi guerra ni mi objetivo y empiezo a hablar con los Ultras, acompañando alguna de sus vueltas y después, a correr otra vez, así durante las primeras horas, después sería mas constante y correría mas, siempre a ritmo Ultra, siempre CACO.
A las dos horas, el dolor empieza a ser insoportable en el pie, no solo la fascitis, si no toda la planta del pie izquierdo, lo del último mes. Observo las zapatillas de los demás y todos van súper amortiguados, siendo las hoka las reinas en la prueba, aunque algunas huaraches rompen esa mayoría.
Aprovechando las gradas, me echo crema, Voltarén, en los pies para a ver si así por lo menos engaño el dolor, pero no fue así.
Miro el marcador y los dos que llevo delante (Santi Hitos y Nino), me sacan dos y seis vueltas , por lo que para buscar una excusa, voy a intentar quedar delante o en la misma vuelta. El dolor es insoportable, pero la música y después el ir hablando con los hámster, hace que las vueltas pasen.
La Media maratón se me va a las tres horas, no me cuadra, supongo que el ritmo cuando acompañaba a los de las 48 horas era demasiado lento y la parada no habrá ayudado.
Los de doce horas, Óscar, Paco Robles y Luis Trullenque, nos pasan como aviones, el resto de maratonianos excepto el campeón, Francisco Antonio Martínez Pérez, están sufriendo, Paco, Llebrés al que me alegré mucho de volver a saludar y José Andrés, en pocas carreras puede nombrar uno a todos sus compañeros, poco a poco van acabando su carrera.
Y mientras los héroes de las 48 horas  siguen, con Carmelo, Buendi, Cocinas, El Sombrilla, Víctor, Jose Alcaraz y el resto de campeones. Los de las 24 con Zafrilla, Ricardo Inglés, Paco Granero, Julio Rivera y Francisco Ro entre otros, van a un ritmo muy superior.
Volviendo a lo mío, el objetivo es claro ahora, hacer seis horas, no por nada, en principio me quería ir a siete y parar más, tomar geles para ir habituando el cuerpo, pero mi mujer y fini estaban esperando y tampoco era plan, es de estos días que si voy solo, me hubiese quedado después de mi prueba y habría hecho un par de horas mas, acompañando.






Me desdoblo de Santi y Nino, aunque el primero empieza a correr como un poseso, el autobús le salía y no iba a estar dando vueltas toda la noche, demostrando que no corremos mas, porque no queremos. Por mi reloj han pasado los 42 hace tiempo, pero también es cierto que empecé corriendo casi por la calle tres y acabé por la calle uno al haber menos corredores.
Y así, entre saludos, sonrisas y vueltas,acabo mi Quinto maratón de Ceutí, sin apenas desgaste muscular por mi forma de correr, pero con un dolor inmenso que me dura hasta estos momentos (martes por la mañana) y que espero, que mis salomon lleven por buen camino, en diez días está la CSP y aunque tengo claro el resultado final, intentaré llegar lo mas lejos que pueda.

Felicitar a Fernando y  Gonzalo por su triunfo y a Patricio y Gori por el suyo, así como a todos los que han disfrutado de una prueba diferente y que es fija en el calendario o casi, he faltado una vez.
Y como no, al organizador de esta Fiesta del UIltrafondo, D. Manuel, por muchos años.



martes, 10 de abril de 2018

46 MEDIA MARATÓN DE ELCHE, GANÓ ROSSI.

Casi un año después, vuelvo a correr una media de asfalto, como cambian  los tiempos en los que hacía de doce a quince anuales. No la iba a correr, pero un dorsal inesperado, como en el 2015, hace que a última hora, me inscriba, de hecho, el día antes por la tarde, en la recogida de dorsales, porque no creo que nadie llame a lo que allí había, feria del corredor y mira que el día de la Transilicitana se hizo bien y hubo tiendas donde poder comprar las cosillas de última hora, esos calcetines o esos geles milagrosos, solo el agua del amigo Martin y dos próximas carreras, nos decía que era una entrega de dorsales.
Escuchamos parte de la charla, la emotiva y la de dos compañeros de batallas, Carlos, alcalde de Elche con el que llevo coincidiendo muchos años y con el que compartí horas de reuniones y radio para relanzar la Media de la ciudad y viendo el número de participantes de aquella edición y la actual, lo hicimos bastante bien. La otra, Erica, compañera actual de entrenos molones y motivadora de tantas y tantas personas que se inician en estas movidas.
Después de la charla fuimos a un bar y allí empezó a fraguarse en mi cuerpo un malestar general y un lloriqueo bastante acuoso que hizo que me fuera a casa, vomitara y me quedara durmiendo en el sofá, serían los nervios precarrera . Por la mañana, dudas de si correr o no, pero una medicina mágica y que no puedo decir por aquello del dopaje, me hizo dudar, el ambiente y los ánimos, me hicieron decidirme y es que uno, es débil.
LA CARRERA

Salgo atrás del todo, aunque algunos presumen de ser ellos los que salieron mas atrás, tranquilo, con José Vicente, Carlos, Angelín  y Alberto el Sombrilla, todos novatos, alrededor la fiebre amarilla, para una vez que dan una camiseta en condiciones, no la tengo, la bolsa no era para mí, bastante que me regalaron el dorsal, aunque tampoco venía nada, solo la camiseta y un pin dentro de ella, pero no me quejo que luego me critican por decirlo, digo lo que había.
Poco a poco y hablando llegamos...al km uno, joder que largo estaba, pero mas largo estaba el dos, de hecho a 2300 metros, se ve que por colocarlo mejor, en el tres vuelven las cosas a su sitio y yo me quedo con el globo molón , Erica y las marujas, por lo menos no me iba a aburrir. Esperanza canta los kms, pero claro, para atrás, diciendo lo que queda y así en el km 6 decido irme hacia adelante, pero un comentario sobre los hombres me hace quedarme y seguir en su compañía, no siempre va uno tan bien acompañado.
Pasan los kilómetros, volvemos a pasar por meta y de nuevo hacia el Paseo de la estación, voy despistado, no recordaba el recorrido y cuando nos dirigimos hacia el puente del bimil-lenario, me decido a sacar el móvil y escuchar música, el dolor empezaba a martillear el pie y quiero evadirme. No atino, no son los auriculares del  móvil y cada vez que cerraba el cinturón, se apagaba, así llego, entre andando, rezando y acordándome de todos los santos al avituallamiento, donde Cases y Señora ayudan, aprovecho para felicitar a los voluntarios y saludarle. Cuando salgo, noto en el oído como el móvil va haciendo fotos, paro de nuevo, lo saco, el globo se va, el Cocinas llega, me pasan los Urban, corro, adelanto a las Urban, no me doy cuenta que va Macu,a la que conocí en la Trans, adelanto al cocinas, me paro, me cago en lo que me faltaba, si faltaba alguno, un viejo dice que estoy gordo, miro,sigo, peor lo tiene él. Y guardo los auriculares y empiezo a correr de nuevo, zona de bajada y es cuando me doy cuenta de lo que me duele, al aumentar la velocidad, pero falta mucho para poder hacer andando la carrera y se suma el tibial derecho, el del accidente de hace un año, no entiendo como me puede seguir doliendo y que no se viese nada en la resonancia, pero eso es soportable.
Avenida para abajo, vuelta, avenida para arriba y comos los rotaris, ah no, ahora giramos para Reina Victoria, miro para mi casa y porque no llevo llaves, si no no se que hubiese hecho.
Sale mi parte de veterano y a un ritmo lento, pero intentando correr todo el rato, apoyando el exterior del pie izquierdo, minimizo los daños.Nos cruzamos con los que van hacia la meta, veo el globo de 1,40, el que he superado en tres ocasiones sin esfuerzo en esta misma media, con el recorrido antiguo y tras el que va Córcoles sobrado, yo pienso que me quedan seis kilómetros para llegar allí, pero sin más, sin ningún remordimiento, sin pensar en nada, solo en que pasen los kilómetros y empaparme de la ciudad, saludando a muchos conocidos e intentando ayudar a muchos que van peor que yo, que por lo menos de piernas, no voy mal, de hecho viendo las pulsaciones, las mantuve entre 140 y 150 los 21 kms., era un entreno, al final un poco largo, pero entreno.Esta zona tiene mucha animación, cuando volví, no quedaba nadie y las que quedaban en la zona de reina victoria,estaban cansadas.Pero antes, el tramo feo y triste de la carrera, una zona que habrá que revisar, pudiendo girar hacia el milenio y después hacia comisaria, yendo desde ahí, hacia el Raval por el Centro de Congresos, por ejemplo y no por la desangelada calle hasta Comisaria, donde solo María José se encontraba en mas de dos kms, ni las señoritas habituales de la zona, se encontraban por allí, tendrían el día libre.
Punto fuerte de la carrera el hotel Milenio, donde mis ex-compañeros de La Marina la tienen bien montada, siendo el mejor punto de animación del recorrido y donde puedo saludar a Toñín, José Luis y Vicente que me acompaña unos metros, entre otros. Zona del Raval, Requena ya te pillaré y hacia meta, pasando los metros,ensanchando la cara, más, esa sensación de cuando sabes que lo vas a conseguir, que los dolores te perseguirán por la tarde y al día siguiente, pero antes te tienes que dar una nueva alegría, la doscientas o trescientas, uno pierde la cuenta, la 42ª Media terminada de asfalto, la setenta u ochenta en total, cifras que me hacen un veterano de esto, pero sin comparación con los nombrados al inicio. Ver la ilusión de los debutantes que me llevan al año 2009, donde yo también inicié una aventura, que quien lo iba a decir, iba a llevar tanto tiempo.
No soy de celebrar mucho las entradas, en esta no me emocioné, tampoco hice nada especial, solo el interior de cada uno sabe, lo que significa una nueva meta y cuando los dolores llegan y no sabes si habrá una siguiente, valoras mas lo que vas consiguiendo. Saludo a BigMike, como antes lo hice con otro Mike y sus fotos, como a Jaume que ha venido desde La Marina Alta , como a las marujas que todavía están por allí, como a Los Zumba@s que han vuelto a dar color a esta media, como a la marea rosa, a la marea roja, a la negra, a la azúl, a la amarilla, sobre todo a la amarilla, quien iba a decir a Rossi, que el domingo que se las tuvo tiesas con Márquez, Elche lucía orgullosa su número, no el de él, el de la Media de D. Manolo Jaén.

Sigo pensando que le falta algo para rematar, no es barata, la bolsa es pobre, el post con cerveza con limón, vacío, solo la voluntad de algunos organizadores, voluntarios y precioso recorrido, no es suficiente para que los no ilicitanos vengan aquí, se ha estancado y necesita cambios, algunos lo intentamos en el 2013, otros se están preocupando ahora, pero algo falla.
El año que viene la correré seguro, será mi décimo aniversario y quiero celebrarlo, pero me lo ponen muy difícil, espero equivocarme y el mes de marzo de 2019, me callen.

lunes, 19 de marzo de 2018

IX TRANSILICITANA, LA CANTATA DEL DIABLO (DIABULUS IN OPERA)


Primera entrada del año, que no carrera, pero quería volver con algo especial y este creo que es un buen momento.
Medio obligado, decido hacer esta prueba, gracias por obligarme. Mi objetivo está claro y no me quiero despistar, la CSP,pero sin descartar otras carreras que me servirán para cabrearme, disfrutar, venirme abajo o superar mis temores, todo ello aderezado con un alarmante estado de forma, que suplo con sesiones de gimnasio, elíptica y cinta, mas las carreras del finde, poco quizás, pero suficiente para poder decir, no tengo dolores, estoy curado y con esas nos presentamos a la trans, un viaje por nuestro territorio, por el patio de nuestro recreo, por nuestros pirineos ilicitanos.

LA PREVIA

Una carrera grande tiene que tener charla y tiene que tener feria, la charla la vi y pude aprender de cuatro personas que saben mas que yo, aunque yo piense diferente, pero cuando los ponentes son campeones y tu no, sabes quien tiene razón. Apasionante Yolanda y su forma de ver la vida,un ejemplo para todos, que decir de Miguel Mataix, un ejemplo dentro y fuera de las pruebas, un currante del Ultratrail, la parte técnica Vero y Alo, cuanto se aprende de las que saben, pero ellas también deberían aprender, que a un trail runner, no les puedes quitar la cerveza jeje. Una charla muy amena e interesante, pero que hizo que me perdiera la feria, aunque pude saludar a José Luis de Lurbel y Alberto de Pies Cómodos (whristock es más difícil) .

Una carrera en la que vas andando a la salida, a los dorsales, en las que saludas por doquier, organizada por compañeros y amigos, con los nervios de unos y la tranquilidad de otros, una carrera que si no existiera, habría que inventarla.

LA CARRERA

Se anuncia lluvia y eso hace que uno piense en que ropa ponerse, me pongo mallas nuevas que no de estreno, de Fila, un acierto esta compra, camiseta podemita de nike, calcetines lurbel, zapatillas kalenji de asfalto, mochila del GR10 y que tan poco le gusta a mi amigo cartagenero donde guardo el material obligatorio, chubasquero izas incluido y cinturón salomon con un bidón de agua, por supuesto, mi gorra de AUGC, fiel a  mis principios.
Así y tras saludar y fotografiarme con medio mundo, me preparo para la batalla.
Salgo corriendo, esquivando andarines y saludando al personal, así hasta la primera minisubida, tampoco voy a ganar y ando por primera vez, como no llevo gps, no se los kilómetros, pensaré de avituallamiento a avituallamiento y este, tras subir la cuesta del pantano y el CAU, llega pronto, antes de lo esperado y habiendo corrido mas de lo que pensaba. Cometo el que a la postre sería un error, me pongo las zapas de montaña y cojo los bastones, impagable la labor de mis acompañantes. Tomo isotónica mezclada con agua, lo que repetí en todos los avis, una barrita de higo y sin perder mas tiempo, camino del barranco. En el primer tramo ya noto que algo falla, pensaba que era el cansancio, voy camino de 15 kms en dos horas, con bastante desnivel ya superado y las sensaciones no son buenas, demasiado bonito para ser real. A pesar de ello, puedo trotar bastante, aunque en mi terreno, el barranco,sufro como un perro, no se que me pasa, pero hago andando prácticamente toda la segunda parte del barranco hasta el avi del 25, aunque el tiempo desmiente mi teoría y llego en 3:30 para esos 25 kms. Nada mas verme mi mujer me dice que voy andando doblado , la zapatilla está vencida totalmente y como el coche estaba cerca, aprovecho después de avituallarme, para un nuevo cambio y volver a las de asfalto. Habré perdido unos veinte minutos entre los cambios y los repostajes, perfecto, me propuse llegar en 4 horas y mas o menos, lo cumplo.

Ya con las zapatillas y camino de la Casa de los Quiles, pienso que se me va a hacer muy larga la carrera, está claro que los milagros no existen y si no entrenas...cambio el chip y me pongo música, por lo menos iré entretenido, conozco el camino desde que he salido y ahora tengo la incertidumbre por primera vez de hacia donde voy, hasta que algo maravilloso ocurre,algo que no se como explicar, la vitamina que necesitaba, tras varias canciones a las que apenas voy haciendo caso, llega ella, mi canción, larga, de casi 20 minutos, con Leo, Zeta y Patricia , en directo desde México DF La Cantata del Diablo.

https://www.youtube.com/watch?v=qwPSH2tq50E&t=905s

Es tal el subidón que me da, que me pongo a correr, marcando el ritmo con los bastones, riendo, cantando,como si estuviese solo, en contraposición a mis lágrimas de hace unos meses al escuchar "Hoy toca ser feliz", cuando veía que iba acumulando lesiones, accidentes y enfermedades

https://www.youtube.com/watch?v=abLwErDrwJc

todo ello provoca que llegue antes de lo esperado al avituallamiento y comer algo de arroz con una cerveza que primero no quise, pero que tras pensármelo, acepté. Después mantengo una charla con Virtu y Senén que dicen de esperarme en meta y con los encargados del "otro" avi, donde un café de olla y un trago de agua con anís, mas un dulce me hacen ver lo grande que es esta prueba. Me quedaría aquí, pero hay que seguir, echo cuantas y le digo a mi mujer que llegaré al cementerio sobre tres horas después, hasta ahora lo voy clavando.
Salgo trotando en dirección al polideportivo del Altet, coincidiendo desde hace tiempo con dos chicas, extranjeras, con las que alterno posiciones todo  el rato. Recorrido para correr si estás bien o para reventar si te pasas, yo sigo a mi ritmo de seis kms a la hora con las paradas, jugando con el margen para parar mas o menos. Voy perfecto, pero solo llevo el primer tercio de la prueba, y viendo a los que llevo alrededor , tenemos cara de finisher, aunque a la postre, no fuera así.
Llegada al Altet, aunque se me hizo largo el tramo desde dentro del pueblo, para mí que hay un par de kms mas, pero es una apreciación mía.

Y tras repostar, hacia la temida playa,el viento lleva un rato dando la tabarra, pero lo que vivo en esa playa, es el infierno, con muy poco terreno duro y mi peso penaliza mi andar, es el tramo mas duro que paso, se me hizo eterno y creo que hizo mella en mi cuerpo. Por fin arenales y aunque llevo mojada la zapatilla, solo hay una que me molesta la arena y me la quito,siguiendo a pesar de ello , andando, desaprovechando el terreno. Arenales, Clot de Galvany, donde si que corro algo en la segunda parte, recordando esas lunáticas por la zona. El frío empieza a notarse, pero mi reserva de grasa hace que siga en manga corta a pesar de todo. Llego al km 50 donde en previsión dejé un frontal pequeño y mis zapatillas Adidas recauchutadas, que son con las que haré el resto de la prueba. Por un error de comunicación, mi mujer está en el poli , aunque el haber dejado la mochila minimiza su ausencia,uno es perro viejo y tienes que tener un plan B, aunque el mío casi falla, pero eso,cuando toque.
Bebo, como y sigo camino del siguiente, el de la comida para unos y cena para otros, ya en el 59. Cojo buen ritmo de nuevo y puedo trotar a ratos, pero el aire molesta mucho y no sabes que hacer, ni como vas a ir mejor,aquí coincido con varios grupos y pienso en que voy solo toda la carrera, aunque nunca he sentido esa soledad. Aproximadamente en el km 54, me dan unas rampas tremendas en los isquios, chillo mas de rabia que de dolor, no llevo malas piernas y esto ahora, he comido, he bebido, poco, pero mas que otras veces. Por suerte recuerdo una frase que dice que las rampas de una carrera, se van en la carrera y tras pegar cuatro meneos a las patas,pude continuar. No llego a sacar el frontal cuando llego al 59, me dicen que ha fisios y para allá que voy, los pies estaban tocando la moral y un buen masaje me los arregla temporalmente.Como y me pongo el chubasquero y el frontal, yendo dirección al 66, donde tenía previsto cambiarme de ropa. Un tramo pestosillo y que coincide con los kms que ya hicimos horas antes, donde me uno a una pareja de la daya y que serán mis compañeros a partir de entonces, voy algo más rápido  que ellos, pero prefiero la compañía nocturna a ganar una hora en meta. Antes de llegar vienen mis zumba@s a esperarme y en su compañía llego al avi, donde cojo el otro frontal, pilas para una noche larga y me despido de mi mujer hasta la meta. Ahora la carrera transcurre integra por mi territorio, por el territorio zumba@, el barranquico, virgen del corredor, el pozo 14, donde la organización nos va acompañando con un coche, haciendo este tramo divertido, nos juntamos un buen grupo de corredores,aunque mis acompañantes tiran de pastillas, esto empieza a hacerse duro, aunque por suerte,voy con un marcha menos y se nota.
Cuando llegamos al asfalto, camino del campo de fútbol del pantano, los pies me empiezan a doler como nunca, un dolor insoportable, que me hace pensar que si no me lo solucionan , lo tendré que dejar, a pesar de llevar buena piernas. Cuando llego voy directo a los fisios y cuando les digo el problema, Alejandro me coge como conejillo de indias y les explica y enseña a todos, mi problema, que no son los pies, si no, los lumbares, metiéndome una presión en la zona que hoy noto todavía, pero se me fue el dolor de pies.Se van mis compañeros y digo que ya los cogeré, comiendo, mas bien, bebiendo, caldo, café y coca cola, intentando animar a los que allí se quedaron, en el 78 según la organización, 82, según todos.

Empieza a llover, aunque no molesta, en estos momentos me hago marujo y voy con paco y su sobrina, mas tarde con Luisa y Rosa, hasta que aprovechando una bajada corro y me alejo de ellos. Por fin, llego a la altura de mis compañeros, cuando ya se veían las antenas del castro  y la desesperación hacía mella ante esas revueltas que tanto daño hacen. La subida, se hace dura, pero sabes que es el final. Voy al mismo ritmo que cuando empecé, como en caravaca, sin molestias aunque con hambre,no he comido sólido desde el 66. Empieza mi terreno y al poco, ostiazo del 15 caigo de  barriga, pero tengo mucha y no me duele, aunque me cuesta levantarme.
Mis compañeros se quedan, yo no puedo parar ya, les digo de esperarlos en el avituallamiento, en esa bajada adelanta a mas gente,se hace duro, es una bajada técnica, de noche y con 90 kms en las piernas , al final, puedo correr hasta casi el avi. Después de que me pongan sellos en pierna, cara , menos en el pasaporte que no encuentro, vaciando la mochila, como curiosidad decir que al sacar en casa las cosas, apareció, en este punto estaba la hija de un zumba@ Lidia e hizo
honor a la familia, además de Encarni. Aprovecho mientras espero y me pongo una camiseta interior que me recuerda otros tiempos, de la UTBS. Llegan mis compañeros y les digo que sigo hacia adelante, Eduardo y Rosario se quedan tomando algo y recuperando el mal rato pasado. Yo sigo con las marujas, a ritmo muy cómodo que nos hace llegar en menos de dos horas a Elche a la meta  de esta transilicitana que excepto en momentos puntuales, me ha devuelto la ilusión, pasando en esta ocasión por el rio, sin molestarme la vuelta, sin enterarme de la cuerda y adelantando a seis o siete compañeros en esos últimos kms,lo que demuestra lo bien que iba. El tiempo 18:48, simple estadística  para una prueba de 107 kms,ni los 104 del año pasado, ni los 100 de la publicidad, pero cuando acabas bien nada importa.
Medalla puesta por Senén, cuatro años después, abrazos y saludos a los presentes, a los que van llegando, a los que están y camino de casa, donde por fin llegó la dureza de Elche, encontrar aparcamiento, esa si es una Ultra.

CONCLUSIONES

Llegué antes que otros 500 y no me importa, podría haber acabado antes, sí, pero también podría no haber acabado, esto es Ultrafondo, cuando te pasas, no llegas. Dar la enhorabuena a todos
, a los que acabaron, a los que no, a los que hacen trampas y se engañan a sí mismos por una foto, a los que empiezan y les falta el gen del sufrimiento, a los que nos animan y apoyan  durante el recorrido, a organización, voluntarios y fotógrafos, a los que han hecho, que correr en la ciudad donde resido, sea una fiesta y poder presumir de ilicitano por unos días,no lo soy, pero cuando se hacen las cosas bien, hay que decirlo y esta prueba, con dos cositas, sería la mejor.
Y para finalizar, dar las gracias a los zumba@s, a los SR y a mi mujer y mi familia  por aguantarme, pero sobre todo, a los que hacéis que me sienta alguien importante por hacer lo que hago.

NO DIGAS QUE NO PUEDES HACERLO, DI QUE NO LO QUIERES INTENTAR.

http://www.chiplevante.net/2018TRANSILICITANA/general.asp

jueves, 4 de enero de 2018

SAN SILVESTRE INTERNACIONAL DE CREVILLENTE




A pesar de la cercanía y lo mucho que he corrido en Crevillente, es la primera vez que corro esta prueba, mi máxima de no pagar mas de un euro por kilómetro, sigo con ella.
Pero por circunstancias, mis compañeros querían hacer equipo y aprovechar para pedir firmas para la equiparación con las policías autonómicas y sin dudarlo debuté.
Llego pronto a Crevillente para colaborar, pero entre que no encuentro el lugar , que se me había olvidado el móvil y tenía un kjekdfrkfjk, vuelvo a elche, iba en moto y antes de las cuatro puedo estar en la zona de dorsales. Allí después de saludar a los compañeros que se lo estaban currando y a la prácticamente totalidad de los corredores, hago tan poco asfalto que algunos ya ni se acuerdan de mí y se quedan hasta extrañados, recojo el dorsal. Una vez mas, me ven tan delgado que me dan una L, otra camiseta para mi mujer.

Dudo de la ropa, hacía calor, pero el viento empezaba a hacer de las suyas. Me pongo la camiseta de mi equipo JUSAPOL (Justicia Salarial Policial) pero al ser de titantes, me dejo debajo una de manga corta, no así los manguitos que hubiesen estorbado. Mi pantalón de jugador de tenis, se corre igual y parezco un turista despistado, así como el buff de Simplemente Runners y los cuernos de AC DC para dar color al asunto.Llevo mis zapatillas mágicas, que saben lo que es correr por debajo de cuatro y por primera vez, lo que es correr por encima de seis treinta.Tienen nueve años, pero la suela recién estrenada, cumple con su trabajo, me pongo música a gran volumen y tras la voz del gran miquel, al lío.

LA CARRERA

Llevo sin correr diez kilómetros seguidos sin parar, desde Los Alcázares en febrero, con eso lo digo todo, pero también se que por muy mal que esté, no habrá problema para terminar.
Como no me coloco en la parte delantera, tardo   minuto y medio en salir y algo mas en empezar a correr, por suerte ya es en bajada, al andar hasta la salida que era en subida ,el ritmo es bueno, demasiado bueno, empiezo a tener calor y eso que no llevamos nada, también  me doy cuenta del ambientazo, espectacular en todo momento. La música alta hace que no me entere cuando me saludan, quitando y poniendo el auricular para saludar. Volvemos a pasar por meta y saludo al mas grande, micro en mano, bajando de nuevo un tramo, para empezar la primera de las cuestas. No voy cómodo, tengo ganas de miccionar y el recorrido con tanta gente no es favorable, esperando el momento. Alterno todo el rato con los mismos corredores, hasta que llega un momento que a los que adelanto, se van quedando, estas fechas no son para correr. Paro por fin en el km 4, 5 aproximadamente,puedo parar, al bajar a la rambla hay un punto de control, km 5, pero no se lo que llevo, supongo que algo mas de media hora.
A partir de ahí me empiezo a encontrar cómodo, costando menos las cuestas, aunque en algunas pruebo a andar y veo que voy casi al mismo ritmo, los entrenos dan sus frutos y ando mucho mas deprisa. Lo que no cambia es la animación en bastantes tramos, la diferencia es que ya se empieza a ver gente con bolsas, señal de que han acabado, a mi me queda todavía un nuevo paso por meta, aunque voy bien acompañado por mamá noel y un grupo que parecen del poble por los saludos.
Llega a mis oídos Fiesta Pagana y acelero, está claro que la música influye en mi estado y no siento cansancio, si bien es cierto que voy todo el rato a un ritmo muy cómodo de alrededor de 6,30. Km 7, 8 ,las últimas subidas y la poca gente que vamos quedando es la nota relevante y en mi cuerpo, la sensación de que no me duele nada  , que es solo cuestión de tiempo volver a coger la forma, no tengo la prisa de otras veces. Último paso por meta que no esperaba y veo el km 9, ya se que en unos seis minutos estaré otra vez allí, antes saludo a mis compañeros que estaban por el recorrido y por fin veo el definitivo, esta vez sí, paso por meta. No veo el reloj y llevo delante tres personas que van juntas, prefiero quedarme atrás y dejar margen para que disfruten de su entrada en meta , yo llevo muchas y entro saludando y con el símbolo de la J en mi mano.
Otra que no me cuentan y mejor de lo esperado, a veces bajar el ritmo, es la diferencia entre sufrir y disfrutar.
Y así acabamos el año, corriendo el día 31,algo que llevo haciendo mucho tiempo, ahora solo falta que tenga continuidad.
Próxima parada, creo que Maratón de Murcia, pero ni yo mismo lo se.

viernes, 1 de diciembre de 2017

V TRAIL EL VENTÓS, LA SOLEDAD DEL CORREDOR DE FONDO

La Soledad del Corredor de Largas Distancias (Iron Maiden)

El camino espesado, con el viento 
Y la lluvia que cae sobre tu espalda 
Tu corazón late fuerte y cada vez lo hace con más fuerza 
Y sigue cada vez más hasta que el sonido repica en tu cabeza, 
Y con cada paso que das y cada suspiro que tomas 
La determinación te hace correr y nunca parar 
Tienes que ganar, tienes que correr hasta caer 
Mantén el ritmo, mantente en la carrera 
Tu mente se enclarece 
Pasaste la mitad, pero las millas 
Parecen nunca terminar como si estuvieses en un sueño 
Sin llegar a ningún lugar 
Parece tan inútil ...

https://www.youtube.com/watch?v=PTuUADkrzfY


El pasado domingo día 19 fui con mis amigos a ver la carrera del Coto y allí con unas charlas, decidí apuntarme a una carrera que por el perfil y la distancia, me podía servir de entrenamiento para futuros proyectos.

Apuntado a última hora, miro tiempos de corredores de años anteriores y hacerme una pequeña idea, esto hace unos años era impensable, posiblemente haría sobre las dos horas, pero a día de hoy, miro la parte trasera y calculo que estaré alrededor de las tres horas largas, buen entreno.

Con paco de compañero me dirigo a Agost, donde desde el principio saludo a un montón de amigos, es más fácil ver la clasificación y así me ahorro nombrar a todos. Recogida del dorsal y bolsa, donde al ver que la camiseta me estaba bien, amplia, decido correr con ella y así poder ponerme la térmica debajo. Me pongo los pantalones piratas del reto Solidario, manguitos  y las zapatillas resoleadas, resopladas o con suela nueva, las adidas, dejo el pañuelo y lo cambio por la visera de korridor, guantes como siempre que corro en montaña y la braga de los SR al cuello.

LA CARRERA

Salgo al final, como buen macedonio y costumbre desde que perdí la forma, solo delante de los senderistas. La carrera es de 16 kms, sobre el perfil, ocho de subida y ocho de  bajada, pero en montaña sabemos que eso nunca es así. La salida es por asfalto y hacia abajo, por lo que cuando llego a la tierra, los primeros están casi en meta. Empiezo corriendo las primeras rampas, intentando entrar en calor, intuyendo quien va a ser mis compañeros de viaje. Primero es una chica la que se queda, después una pareja que van juntos, mientras yo voy entrando en calor, así hasta el km dos, donde ya la subida es mas continua y pongo modo montaña. Intento regular y abstraerme, tengo un fuerte dolor en el glúteo izquierdo (puede que piramidal) y la pastilla todavía no ha hecho efecto. Voy detrás de unos cuantos compañeros hasta llegar a la zona de la creueta, klómetro tres y pico, donde en su tramo final, adelanto a Lidia y aprovecho la primera parte técnica para recordarme que soy corredor, que a veces se me olvida. Voy cómodo y adelanto a otros tres corredores, hablando con uno de ellos que parece que prefiere esperar a su amigo.

Avituallamiento en el km 5, por mis problemas de hernia, renuncio a la coca cola y bebo un vaso de agua, tomándome un gel al que prefiero no mirar la fecha, ni la composición. Estan allí mi padre, que me dijo LUKE, SOY TU PADRE. Me he quedado solo,aunque cuando subo la pista antes del cresteo, escucho hablar a los que van detrás, sin embargo por delante no veo nada mas que a una chica. Me recreo con las vistas espectaculares y hablo con los voluntarios que me voy encontrando, situados en los lugares peligrosos, un detalle. La subida se divide en tres tramos, viendo corredores en dos de ellos y la luz del flash en el Ventós. Es cuando me doy cuenta que no estoy solo, acercándome cada vez mas a los de delante y alejándome de los de detrás. Tengo calor, pero el miedo al famoso viento me hizo ser prudente, lo que si me bajo son los manguitos, cresteando sin parar y a buen ritmo para mí. No se me hace largo y como veo lo que falta, voy echando cuentas, comparándome con los de delante. Antes de la cima y de la zona de la cuerda, adelanto a una jovencísima corredora que lleva una camiseta de una carrera que me trae grandes recuerdos, la Trail Rae de Otañes, pregunto y me dice que es de su novio que la corrió, la dejo diciéndole que tranquila, que respire, que ya estamos arriba. Esta zona es muy lenta por la dificultad y la falta de entreno, llegando a su cima y en mi locura me pareció ver un gorila que me dio un botijo para beber, serían los efectos del gel, incluso creo que me hice una foto con él (gracias al fotógrafo por estar alli).

 Y se acabó el disfrutar, ahora a sufrir, quedaban ocho kilómetros hacia abajo, que cosas. Llevo dos por delante, pero se que bajando se van a ir, como pasa, bajando tranquilamente y a un ritmo constante, calculo que a 6,30/7 por el tiempo que tardé en meta. Pero no todo va a ser malo y escucho, cuidado, zona técnica hasta los pinos y pasa lo que tiene que pasar, que cojo a los dos de delante, bajo con ganas, sin volverme loco, pero sintiendo el agarre de las zapatillas, hasta los pinos, donde vuelven a irse los dos. Zona entretenida y bonita, la cual me hace despistarme queriendo buscar el pueblo y casi me la pego,`por suerte no llego a hacerlo. 

Cartel de 4, 3 en un poste, pero queda mas, seguro. Segundo avituallamiento, sin agua por cierto, pero con mi amigo José Pascual de voluntario, al que saludo y charlamos un poco, diciéndome que quedan...cuatro. Pista para correr y por primera vez voy notando el cansancio, son mas de dos horas y los pies me duelen, al mirar veo despegadas las punteras y me imagino sin suela como siga así. Levanto mas los pies y un voluntario me indica que viene una zona peligrosa, paro, pero me doy cuenta que es mas adelante y al preguntar...vuelven a quedar tres y medio, por lo que se confirma que no eran 4.3. Me gusta la bajada, disfruto de lo técnico y de ahí a una rambla, esto si que no me lo esperaba, mojándome los pies e intentando mantener la precaución, zona peligrosa para los tobillos. 
He dejado atrás a otro compañero y me acerco a dos mas, aunque al ser zona de correr, se me alejan, aquí ya voy muy cansado y corro por correr e intentar bajar de tres horas, un mini-objetivo, andando y corriendo hasta el pueblo. Llegando a la "ermita" tiro de cuádriceps para subir, haciéndolo mejor de lo esperado, allí está Martín que me pregunta por Lidia, a la que dejé de ver al subir El Ventós. Corro el último tramo de subida previo a la calle de meta y al enfilar este, veo el reloj que marca 03:49:45 por lo que corro para que no llegue al 50, consiguiéndolo y volviendo a entrar en meta en una carrera de montaña, ocho meses después.
Saludo a Paco que ha tardado dos horas, a Mike y a los que me voy cruzando, yendo a por la bolsa para ducharme, después eso sí, se beberme una cerveza, bueno media. 

Me ha gustado la carrera y el recorrido, me ha sorprendido lo técnica que era en algunas de sus partes y solo espero volver en forma, para disfrutar mas todavía .
Terminar y tener la zona de meta, duchas, podium y post es un aliciente y hace que puedas charlar con los compañeros de fatigas y poder seguir con este gusanillo que a veces se me aleja y otras veces vuelve. 
Próxima parada, Chiva y sus 61 kms, se me va a hacer muy larga, pero solo estar en la salida, para mí,es un
premio.

martes, 31 de octubre de 2017

VOLTA A LA FOIA, VOLTA A LA VIDA







Hace veinte años, cambié mi tierra manchega, por el sudeste, los llanos de La Mancha y los Montes de Toledo, por la playa y la montaña alicantina. El lugar donde fui a parar, Onil, donde viví cinco años, uno de ellos, de forma un poco extraña, pero hablemos de correr. 

En 2009 empecé a correr y con apenas cinco meses en el asunto, hice mi primera Volta, con salida en Ibi y regalo de un chubasquero que me acompañó en muchas de mis primeras aventuras correriles. 2010 y 2011 repetí experiencia, haciendo la trilogía, después, su coincidencia con el maratón de Ciudad Real, me alejó. Ocho años después  de la primera y tras una lesión de cinco meses, vuelvo a probar sus cuestas, el masoquismo me acompaña en mi vida de corredor y aunque, había pensado hacerla en modo senderismo, el bajo precio me hizo jugármela e intentar acabar esta dura carrera, que paso a contar.

Nos juntamos siete de Los Zumba@s (los de caravaca), al que había que sumar a nuestro experto en asfalto, segunda carrera que coincidimos, la próxima será Chiva en sus dos modalidades. 

Aparcamos y enseguida empiezo a saludar amigos, cuanto echaba de menos esta sensación del asfalto, mi antiguo territorio y en el que dejé muy buenos amigos  a los que solo puedo seguir en RR SS, la vuelta de algunos de ellos al primer nivel y la preparación para Valencia de la mayoría, hacen de esta prueba, imprescindible para ver como evolucionan los entrenos para la cita valenciana.

El dorsal en el polideportivo, pero la salida en el ayuntamiento, para entrar en calor ya empezaremos subiendo...

XXXII VOLTA A LA FOIA, IV VOLTA PERSONAL

Salgo casi al final, con Valverde, la última que vez que coincidimos en Granja, acabé lesionado, poco a poco nos adelanta todo el mundo y ya desde el primer momento,pienso en lo larga que se me va a hacer la prueba. A 6/m el km aguanto cuatro kilómetros, donde veo cerca a Valverde y a Jesús y los A Todo trapo, pero poco a poco se me van, como las fuerzas, llevo sin correr media hora seguida, desde la Media de Santoña en mayo y los milagros no existen. Me siguen adelantando, primero Encarni, luego Luisa, pero yo sigo a lo mío, viendo como soy incapaz de seguir a nadie.
 
Detrás ya no oigo a nadie, pero entra tanta desazón, veo el km 9 en el suelo, miro el reloj y llevo una hora, con lo peor de la carrera, ya pasado, las cuestas del camino Viejo de Ibi o de Onil, depende de donde salgas han quedado atrás y una nueva sorpresa me espera, veo a los primeros senderistas que habían salido cuarenta minutos antes, esa es mi esperanza, mezclarme con ellos y llegar a meta como pueda. En este punto se me pasa por la cabeza dejarlo, no me veo en condiciones de llegar, pero el conocimiento del terreno juega a mi favor y se que viene un  terreno bueno para mi estado.

Paso por el control de Ibi y recibo los aplausos, el ser el único corredor es lo que tiene, de los aficionados que allí quedaban. Giro por la carretera y allí veo la marabunta, delante de mí, veo cientos de senderistas que van algunos, comiendo sandwichs y yo con un hambre canina. El terreno es favorable hasta casi Castalla y lo aprovecho, corriendo casi todo el tiempo y llegando al kilómetro 18 en poco mas de dos horas, sorprendente, pensé que iba peor y sin embargo lo había conseguido, quedaban 9 kilómetros y medio y tenía dos horas. Pasaba un grupo, andaba unos metros y volvía a correr, animado por los compañeros que amablemente me dejaban pasar al oirme, supongo que el miedo al oir mi respiración, ayudaba. 

La entrada a Castalla se me hace muy dura, aunque puedo correr en la recta hasta el ayuntamiento, donde me puedo hacer una foto con Limiñana que andaba por allí. Y llega lo peor, una larga recta en subida hasta cruzar la autovía, que se me hace eterno, trotando un poco y andando un mucho, la idea era trotar desde allí hasta ONil. Mi mujer me espera allí, con mi hermana pequeña y mi amiga paqui; fotos, risas y en la bajada me lanzo. No puede ser, o sí, cuando llego al llano, zas, leñazo en el isquio, paro un poco, estiro y sigo, pero apenas unos metros después me vuelve a dar, no lloro porque soy muy macho y había niños por allí, pero la rabia me puede, por suerte y después de andar deprisa un rato (algo que estoy practicando, el andar mas deprisa) puedo volver a correr y así hasta Onil. 
El pueblo donde trabajé y las calles que recorrí durante tanto tiempo, me ven por sexta vez corriendo por ellas, las cuatro voltas y dos de montaña. Saludo a Mila que está currando y subo hacia la Avenida La Constitución, dejando atrás la Avenida La Paz, donde viví. Ayuntamiento, donde tomé café cientos de noches, los bares de la Avenida, donde han caído unas cuantas...botellas de agua de malta y cebada, la casa Cultura, los bares de la parte de arriba y el arco de meta, la emocíón vuelve a mí de nuevo, el reloj me sorprende, 3, 19 largos, casi 20, mi previsión mas optimista estaba entre las 3,15 y 3,45, veintisete kilómetros y medio después, entro en meta, por primera vez corriendo desde mayo y segunda en este mes con Caravaca, aunque la hiciera en senderismo. Saludo al espeaker y me tengo que apoyar a respirar, ea sensación de los buenos tiempos cuando lo daba todo y aunque con mas de una hora de diferencia con esa primera vez, llego igual de contento, pero esta vez, mucho mas feliz.

Y así espero que haya llegado mi vuelta, de momento hasta Chiva, nada pendiente, pero ya es bastante. NO DIGAS QUE NO PUEDES HACERLO, DI QUE NO LO QUIERES INTENTAR

miércoles, 11 de octubre de 2017

90K CAMINO DE LA CRUZ, UNA VUELTA POR MURCIA Y UNA BOTELLA DE VINO



Mayo, hago mi última carrera, una media maratón, a los pocos días tengo un accidente de moto y llevo cuatro meses sin poder correr, por eso me apunto a una carrera de 93 kms.

Viernes, doce horas, entro en quirófano para una endoscopia,me detectan una hernia de hiato bastante grande e inflamación de estómago. La sedación fue bien, me levanto sin molestias y tras recoger a Los Zumba@s, nos vamos para Murcia, sí, conduje yo, pero que no se entere mi médico.
Dejamos el coche y por la mañana pasaría mi mujer a recogerlo, así no teníamos que bajar hasta Caravaca y subir a Murcia en autobús.
Después de dejar las cosas en el hotel, vamos a recoger los dorsales, las colas son inmensas, pero con la cantidad de amigos que saludo, el tiempo se pasa rápido, incluso da tiempo a contestar unas preguntas por megafonía de Remache, vaya encerrona.
Y entre saludos, abrazos y explicaciones, como lo de darnos la botella de vino en Caravaca ya que se había acabado y mirar la bolsa bastante completa del corredor, con el añadido del bajo precio de la inscripción, nos vamos a cenar, que nos lo habíamos ganado.

Si alguien me pide un consejo y me explica lo que yo tengo, le diría que estaba loco por correr esta prueba, son casi cien kms y no he hecho mas de media hora seguida en cuatro meses, pero igual que me presenté en Botamarges sin haber hecho ninguna carrera de montaña, ahora tengo experiencia y cabeza para dejarlo si hace falta.

CATEDRAL DE MURCIA-CAMPOS DEL RIO

La idea es salir corriendo y andando mientras pudiera o pudiese y después, como pudiera.
Me coloco bien en la salida y puedo correr, puedo correr dos kilómetros, enseguida me viene el dolor al tibial y con solo esos kms, me planteo si seguir o no, decido intentar hacerla andando  a verlas venir. Es dura la sensación de ver que pasan los meses y el dolor no se va, pero esta vez llevo motivación extra en mi cabeza y si tengo que reventar...
Primer avituallamiento y no paro, la suerte de lo favorable del terreno hace que vaya empezando a volver a trotar, al estilo Alberto El Sombrilla, con pequeños objetivos, un árbol, una farola, una señal. Me encuentro con ramón plano y me acompaña un rato, los kms avanzan despacio y una nueva sorpresa me espera, Antonio Nicolás y José Adan, el pies negros, foto de rigor, como antes paré con Pepe Calzada, corría en casa. Según salimos del asalto, empiezo a ir mejor entre los cañaverales, coincidiendo con gente con la que prácticamente fui toda la carrera. Llegando a la Ribera de Molina tengo unos buenos momentos que me llevan hasta Molina de Segura, el terreno sigue siendo favorable, que lástima no poder correr. Saludo a Pilar Carbonell que estaba animando, toda una campeona de España de 100 en ruta y llego al avi, donde Mariano está ayudando. Entre hablar y sellar, se me olvidan los bastones, por lo que tengo que hacer un esfuerzo extra, voy sobrado.
La media es de algo mas de seis kms por hora, lo previsto, el tiempo es bueno y todo parece maravilloso, pero llegamos a Alguazas y todo cambia, empieza el calor y el avi es pobre, quizá para prepararnos para lo siguiente. Para mí, el tramo mas complicado y que conocía, donde cada vez se corría menos y se andaba mas, con solo 25 kms en las piernas, menos mal que la música me acompaña y me evade, los bastones ayudan a llevar una cadencia y la cabeza, sigue en su sitio.
Avituallamiento del 30, no hay agua, en otras situaciones hubiese tirado la toalla, es superior a mis fuerzas, menos mal que uno siempre va preparado de comida ,bebida y dinero para un taxi (manolo dixit). Y cuando peor estaba la cosa, vemos un coche, pero pensamos que es de apoyo, pero no, ahí está el presidente de la FAMU con el maletero cargado y me devuelve la vida, le saludo y hablamos unos segundos, continuando la marcha con otra energía. Llego a Campos del Rio, km 35? y menos de seis horas, perfecto. Como un trozo de bocata de jamón (no era oficial) y una cerveza, me vengo arriba.

CAMPOS DEL RIO-MULA 

En compañía de Manolo Rico y Pascual el jumillano, hago este tramo, mas despacio que el anterior, aquí empieza el desnivel, poco a poco y el calor aprieta, pero prefiero compañía aunque no estaba previsto, creo que me viene bien bajar el ritmo un rato, andar tanto tiempo y a esos ritmos, no son lo mio, de todas formas, vamos bastante bien. Puebla de Mula y un buen avituallamiento marca el recorrido, albudeite había pasado sin pena ni gloria, pero un tio sentao en un sillón cantando el despacito casi me hace ir a por él....qwjkwmmb,mk,,mbkj,mm
El recorrido sirve para ir hablando y ver la gente que ha salido mas fuerte de la cuenta, el tiempo pasa y los kms avanzan, vamos en permanente subida y el esfuerzo se empieza a notar en las caras, serias, con pocas ganas de hablar, síntoma de cansancio.
Penúltimo avituallamiento llegando a Mula, supercompleto, con hielo que aprovecho para ponerme en la cabeza, aunque después me entero de que también se habían quedado sin agua, segundo en el que pasa, de los que yo tengo conocimiento, imperdonable. Poco mas adelante están las zumbás esperando, aunque el último zumba@, pasó hace tres horas, no se si me animan o me echan la bronca por tardar tanto. El avituallamiento de Mula trae el descanso y cambio de calcetines, Lurbel un poco mas altos por el tema cintilla y que han funcionado correctamente. Cojo el frontal y salgo decidido a hacer el tercer tramo, salgo casi a las cinco,una hora después de lo previsto, pero después de ver todos los abandonos en ese punto, muy contento.

MULA-BULLAS

Salimos del km 51 al 70, estando aquí parte el tramo que no conocía, quizá una de las partes mas bonitas, con los túneles y algunas zonas de bosque. Si variar el ritmo, empiezo a notar molestias en la parte trasera de la pierna, en el popliteo, pero nada grave, está claro que la tibia tiene algo que ver, se me fue el dolor de bajo y subió por su cuenta...a lo que iba, hablando y compartiendo con otros compañeros del día, llegamos al Niño de Mula, pero algo antes, cuatro niños nos sacan la sonrisa y a mí, la emoción de ver que no está todo perdido, unos con una rama de palmera y los otros con botellas de agua puestas por su cuenta, buenos padres deben tener.
Aquí Manolo empieza a refunfuñar, a él andar no le va mucho y está esperando llegar a Bullas para correr, esta zona va subiendo pemanentemente, veo la ermita, que visité al día siguiente a ver si el niño había crecido, pero seguía igual.
Siguiente avituallamiento y puto de inflexión de la carrera, se me olvidan los bastones otra vez, pero esta vez me doy cuenta cuando llevo varios kilómetros. Por suerte está manolo llegando al avi  me los recoge,voy a por ellos y al ser el recorrido hacia abajo (iba al revés) lo hago corriendo, pero es que además voy bastante bien, eso sí, aguantando los piropos y risas sanas de los compañeros que iban hacia Bullas. Pero no me conformo con eso, para no perder el tiempo de mi despiste, corro hasta coger a pascual que ya no me esperaba y adelanto otra vez a los mismos, pero ahora no les hizo tanta gracia, las fuerzas iban justas . Viendo el perfil, corrí en uno de los tramos  con mas desnivel y eso demuestra lo corrible de esta prueba. Se va haciendo de noche, pero intento aguantar sin el frontal, poniéndomelo en la entrada a Bullas por la carretera. Avituallamiento completo con caldo incluido, que me dio, como siempre, sueño y tras ponerme el chubasquero, vamos a por los 21 finales.

BULLAS-CARAVACA DE LA CRUZ 

Setenta kilómetros y me siento fuerte, voy despacio esperando a Pascual y hago colla con dos compañeras y otro corredor mas, hasta que llega, vamos paralelos a la autovía y los coches pitan, supongo que los que habían terminado. Avituallamiento sorpresa con bocadillos incluidos (no tomo nada) , según el voluntario, el punto mas alto de la carrera y cuando Pascual acaba, le digo de empezar a correr, lo hacemos un rato, pero por la noche y la respiración fuerte que lleva, me hacen desistir, siguiendo los cinco juntos hasta prácticamente el último avi antes de Cehegín, donde nos dicen que comamos, que ya no hay mas sólidos. Pero aquí acaba la compañía, una de las chicas se marea y Pascual dice que me vaya, que no puede seguir mi ritmo y prefiere aflojar, me despido hasta la meta. Voy solo y aumento el ritmo, creía que no podía andar mas deprisa, peo se ve que sí, incluso realizo algún pequeño trote, me reconoce y saluda Juanjo que empieza a ir con molestias y yo, empiezo a tener sueño, me pongo los cascos y Run to the Hills de Cehegín, que buenos y duros recuerdos de la Cruz de Begastri. Llego a Cehegín y saludo a Guillermo, otro de los duros, como no hay coca cola, ni café, entro al bar y me tomo como diría Nacho, la chispa de la vida, que me da la idem. Sentado en un banco de la estación, con mi bebida y mis pensamientos, sabiendo que todos los zumb@os disfrutaban de una cena por el carrerón que habían hecho, me dispongo a afrontar los últimos kms.
Son 94, yo alrededor de cien y casi siempre en ligera subida, excepto de Bullas a Cehegín que es bajada. Adelantas cadáveres en mejores o peores condiciones, sabiendo que Walking dead fue escrita por un Ultrafondista, que hizo que los zombies andaran como nosotros. No noto que baje el ritmo en ningún momento y la cercanía de la carretera, hace menos pesado el camino a Caravaca, el cual conozco de sobra, paso por una discoteca y me entran ganas de darles un susto, pero no es el día si corren detrás de mí. Caravaca es la meta y aquí estoy, dieciséis horas y media después de salir de Murcia, pero falta el IVA, subir a la catedral, castillo, santuario o meta. Se hace pesado el final, incluso le tengo que meter el codo a un niñato que hacía botellón y que me cerraba el paso a la calle.
Por fin, empiezo a subir y reconozco que me la habían vendido muy dura, no lo fue tanto, la alfombra y los primeros zumba@s hacen aparición, estoy emocionado, pienso mil formas de celebrarlo, pero no puedo, están todos allí, mi mujer, mis amigos, me guardo la emoción y recibo dos años después, una medalla en una Ultra, si no de las mas duras, si por el significado, de las mas emocionantes para mí, además es Virginia, otra de las grandes de este deporte la que me  cuelga la medalla. Sello final y voy a por una cerveza, al minuto, vomito la cerveza y algo mas, creo que el caldo. Vienen las anécdotas, las alegrías y bajar las escaleras, eso si que fue duro.
Y la botella de vino que no nos dieron en Murcia, tampoco nos la dan en Caravaca, dicen que no ha podido subir el camión, pues los corredores sí subimos y se da la paradoja, que algunos de los que no salieron y algunos que no terminaron, tienen la suya, yo tendré que pasar por Jumilla a disfrutar del caldo de uva que no me dieron.

Y aquí termina mi decimoséptima carrera de mas de 90 kms con medalla de finisher, espero que mi moral suba y pueda volver a disfrutar. NO DIGAS QUE NO PUEDES HACERLO, DI QUE NO LO QUIERES INTENTAR