martes, 29 de abril de 2014

24 HORAS DE CIUDAD REAL, LOS DUROS SON ELLOS



Uno recibe halagos continuamente de las cosas que hace, de las pruebas en las que parece que hemos hecho algo por correr 24 horas o pruebas en las que el cuerpo se exprime de tal forma que crees que no puedes hacer mas, pero después de lo vivido este fin de semana, creo que mi percepción de la dureza ha cambiado.
En  dos de las tres  últimas pruebas de 24 horas que he hecho, me paré a dormir, en un caso, solo algunos ratos y en otro me quedé sobando cinco horas, solo en Barcelona en sus tres ediciones no lo he hecho.
Este evento era diferente, parecido a las 24 horas corriendo por Nazaret y en la que tu eres el protagonista estelar y el resto de corredores te ayudan a hacerlo, pero esto no era igual desde el principio, sabía que era diferente a todo lo hecho hasta ahora, en esta ocasión cuando se dirigen a tí, te llaman el atleta; una foto a los atletas, hazme una foto con ellos, uno no se acostumbra en la vida a esto por mucho que haya gente que te aplauda y que te vean como alguien especial, pero según pasan las horas, ves que no eres tu el especial, que los especiales son ellos, que tu tienes de todo en la vida, salud sobre todo, pero te falta su alegría y creo que desde el 26 de abril, la cosa ha cambiado.



ACREAR, Asociación de Ciudad Real que lucha por los enfermos de Artritis Reumatoide, prepara desde hace cuatro años esta prueba para recaudar fondos para una cosa tan sencilla, que da vergüenza que esto pase en un pais como el nuestro, tener la vida más fácil, poder tener una cosa tan simple como fisioterapia para su enfermedad, tener cuidados para poder vivir decentemente.
SQM, la enfermedad por la que corrí en solitario también estaba representada por una luchadora, Carmen haría cien kilómetros como mínimo en bicicleta.
Pablo, con muletas se hizo 24 horas, sin quejarse, con hielo cada vez que paraba en sus pies hinchados, la determinación hecha persona.
Rosa, enferma y con una capacidad de sufrimiento increible y que tambien se hizo las 24 horas, con pinchazos en cada parada, con la valentía de quien todo lo puede y no se queja.
Eugenio, que con su oxígeno y su bici no paró de dar vueltas y animar a todos, peleando y luchando por sacar adelante esta prueba.
Ana, la presidenta de la Asociación y que cada vez que pasabas por meta te estaba dando el subidón que necesitabas.
Y tantos otros que no paraban de animarnos desde sus sillas de ruedas, desde su alegría y su gran corazón, hijos, hermanos y amigos, todos optimistas, como me voy a quejar yo.




LA PRUEBA  Hace dos años me acerqué a ver a un par de amigos que estaban haciendo la segunda edición, yo venía de hacer las Millas Romanas y di unas cuantas vueltas con ellos, el final de la jornada, y ese día me dije que yo haría representando a Ciudad Real esa prueba. El año pasado con el Reto Solidario no pude hacerla, por lo que este año me ofrecí y me aceptaron.
Dormí en casa y eso siempre anima, ves a tu familia y te tomas las cañitas de rigor.
Saludos, presentación de quien no conocía y a salir, la primera vuelta la hacemos todos juntos, las sillas de ruedas inician el recorrido, los demás detrás comprobando el aire que hace en una de las partes del recorrido, aire en contra fuerte en kilómetro y medio y a favor lo mismo, un poco más débil por estar dentro de la población, Carrión de Calatrava, a diez kms de CR.
Soy un atleta de Go Fit, la cadena de gimnasios y uno de los patrocinadores que según los kms que haga, así aportarán ellos.
La idea es la de siempre, salir despacio y parar cuando puedo hacerlo, no cuando esté cansado. Llevo el calcáneo dolorido y con las tiras de kinesio protegiendo los gemelos, no es el mejor recorrido para estar lesionado, muy duro el terreno, pero cada vez que adelanto a Pablo y a Rosa pienso, de qué me quejo?.
Siempre que corro en Cr me cuesta, no se si será por la altura, pasar de Elche a los mas de seiscientos de allí, pero he dicho que no me quejaría y no lo haré. Las vueltas caen inexorables, cada una de ellas son 3 kms y suman, suman, pero el objetivo es no lesionarme, aguanto dos horas.
Veo una camilla y pregunto por el fisio, me dicen que irá a las seis, bien, como unos estupendos macarrones y es que nos cuidan de maravilla y espero. Cuando por fin llega y me trata el dolorido talón, me traslado al paraiso, es increible como me deja, se me ha ido el dolor y a la vez me doy cuenta lo importante que es para ACREAR disponer de buenos profesionales.




Llega la noche y paso un mal rato, me cambio de pantalones y cojo el cortavientos, me pongo la música y sigo dando vueltas. Es mi peor momento, tengo sueño y creo que el bajón es importante.
Salgo del coche y me dirijo al chriringuito que hay, les pregunto y me dicen que no tienen café, tomo una coca cola y al hacerlo voy a la carpa de la organización y hay café, nuevo chute y en media hora y tras una vuelta andando, me activo.
Siempre me pasa, tengo un rato en todas estas pruebas en las que mi cabeza reacciona y da las órdenes al resto del cuerpo, me pongo a correr varias vueltas. En otras hago andando la parte del viento, y ahora frio, y corriendo la zona de calor y viento favorable.
Y sobre las dos o las tres de la madrugada todo cambia, me uno a Demetrio y Topo, los otros dos compañeros de 24 horas (posteriormente se unieron Rafa Martínez y Ricardo) y ya hacemos juntos toda la prueba hasta las doce de la mañana. Un rato se nos une Adrian "Pies Negros" , el cual ha hecho descalzo una media maratón y el resto con las huaraches. También hizo el maratón Miguel Ángel Muñoz, al que le deseo mucho ánimo para Ronda.
Amanece en La Mancha y se respira paz y tranquilidad, las caras lo dicen todo, hemos aguantado sin dormir, parando lo justo para tomar café y poner los pies en orden, la dureza hace que nos olvidemos de los kms, no nos importan los record personales, queremos seguir juntos los tres y lo hacemos; ir con estos dos fieras me hace sentirme pequeño y me gusta conocer a los que han hecho lo que yo nunca haré, subir a siete mil metros, la UTMB y tantas historias. Pude correr y mi cuerpo me pedía correr, pero no lo hice, sumaba los kilómetros y cada vez que doblaba a Pablo y a Rosa flipaba, uno con las muletas, la otra con dos paraguas a modo de bastones, y yo me quejo de un calcáneo, puta vida.
Creo que estas 24 horas me han reactivado mentalmente, aquí no estaba Belcebú, aquí estaba la gente de La Mancha, gente dura , y gente de Asturias y gente de Valencia, todos ayudando por una buena causa, todos arrimando el hombro para conseguir que estas personas maravillosas tengan su rehabilitación, que sus vidas sean un poco mas fáciles, creo que tampoco es pedir tanto. Me han contagiado su alegría y sus ganas de vivir, y tengo claro que mi nombre es Fausto y mi apellido Solidario, y que si soy tan duro como dicen, espero que sea para ayudar a los demás , yo ya he hecho mas de lo que un día soñé hacer a nivel particular. Ah, y para la estadística, hice 126 kilómetros Mejor Marca  desde el año 2012. O quizá hice mas, pero no llevaba reloj y solo el ir apuntando en una hoja cuando me acordaba hizo que sacase esa suma.



https://picasaweb.google.com/102354332576687298831/24HORASCR#

5 comentarios:

paco dijo...

He de reconocer que a veces te digo que no te metas en estos berenjenales, pero esa prueba es otra cosa. Grande por estos detallazos y al que no le guste pos ya sabe. Un saludazo.

ALBERTO dijo...

Enhorabuena, otra de 24 Fausto, dentro de poco tendrás hechas más que maratones.
Bonita prueba y si es por causas solidarias más aún.
UN saludo

ramonet dijo...

Espero que si algún día hago una de 24 horas, sea esta. Eres un tío muy grande, y la verdad es que a veces nos viene MUY BIEN ver la puta realidad para ver lo afortunados que somos.
Saludos amigo

José Antonio Llebrés Fernández dijo...

Bonito número, 126. Un abrazo.

Ramón Sobrino Torrens dijo...

Muchas felicidades, y enhorabuena por esos 126 K, toda una hazaña.