lunes, 19 de marzo de 2018

IX TRANSILICITANA, LA CANTATA DEL DIABLO (DIABULUS IN OPERA)


Primera entrada del año, que no carrera, pero quería volver con algo especial y este creo que es un buen momento.
Medio obligado, decido hacer esta prueba, gracias por obligarme. Mi objetivo está claro y no me quiero despistar, la CSP,pero sin descartar otras carreras que me servirán para cabrearme, disfrutar, venirme abajo o superar mis temores, todo ello aderezado con un alarmante estado de forma, que suplo con sesiones de gimnasio, elíptica y cinta, mas las carreras del finde, poco quizás, pero suficiente para poder decir, no tengo dolores, estoy curado y con esas nos presentamos a la trans, un viaje por nuestro territorio, por el patio de nuestro recreo, por nuestros pirineos ilicitanos.

LA PREVIA

Una carrera grande tiene que tener charla y tiene que tener feria, la charla la vi y pude aprender de cuatro personas que saben mas que yo, aunque yo piense diferente, pero cuando los ponentes son campeones y tu no, sabes quien tiene razón. Apasionante Yolanda y su forma de ver la vida,un ejemplo para todos, que decir de Miguel Mataix, un ejemplo dentro y fuera de las pruebas, un currante del Ultratrail, la parte técnica Vero y Alo, cuanto se aprende de las que saben, pero ellas también deberían aprender, que a un trail runner, no les puedes quitar la cerveza jeje. Una charla muy amena e interesante, pero que hizo que me perdiera la feria, aunque pude saludar a José Luis de Lurbel y Alberto de Pies Cómodos (whristock es más difícil) .

Una carrera en la que vas andando a la salida, a los dorsales, en las que saludas por doquier, organizada por compañeros y amigos, con los nervios de unos y la tranquilidad de otros, una carrera que si no existiera, habría que inventarla.

LA CARRERA

Se anuncia lluvia y eso hace que uno piense en que ropa ponerse, me pongo mallas nuevas que no de estreno, de Fila, un acierto esta compra, camiseta podemita de nike, calcetines lurbel, zapatillas kalenji de asfalto, mochila del GR10 y que tan poco le gusta a mi amigo cartagenero donde guardo el material obligatorio, chubasquero izas incluido y cinturón salomon con un bidón de agua, por supuesto, mi gorra de AUGC, fiel a  mis principios.
Así y tras saludar y fotografiarme con medio mundo, me preparo para la batalla.
Salgo corriendo, esquivando andarines y saludando al personal, así hasta la primera minisubida, tampoco voy a ganar y ando por primera vez, como no llevo gps, no se los kilómetros, pensaré de avituallamiento a avituallamiento y este, tras subir la cuesta del pantano y el CAU, llega pronto, antes de lo esperado y habiendo corrido mas de lo que pensaba. Cometo el que a la postre sería un error, me pongo las zapas de montaña y cojo los bastones, impagable la labor de mis acompañantes. Tomo isotónica mezclada con agua, lo que repetí en todos los avis, una barrita de higo y sin perder mas tiempo, camino del barranco. En el primer tramo ya noto que algo falla, pensaba que era el cansancio, voy camino de 15 kms en dos horas, con bastante desnivel ya superado y las sensaciones no son buenas, demasiado bonito para ser real. A pesar de ello, puedo trotar bastante, aunque en mi terreno, el barranco,sufro como un perro, no se que me pasa, pero hago andando prácticamente toda la segunda parte del barranco hasta el avi del 25, aunque el tiempo desmiente mi teoría y llego en 3:30 para esos 25 kms. Nada mas verme mi mujer me dice que voy andando doblado , la zapatilla está vencida totalmente y como el coche estaba cerca, aprovecho después de avituallarme, para un nuevo cambio y volver a las de asfalto. Habré perdido unos veinte minutos entre los cambios y los repostajes, perfecto, me propuse llegar en 4 horas y mas o menos, lo cumplo.

Ya con las zapatillas y camino de la Casa de los Quiles, pienso que se me va a hacer muy larga la carrera, está claro que los milagros no existen y si no entrenas...cambio el chip y me pongo música, por lo menos iré entretenido, conozco el camino desde que he salido y ahora tengo la incertidumbre por primera vez de hacia donde voy, hasta que algo maravilloso ocurre,algo que no se como explicar, la vitamina que necesitaba, tras varias canciones a las que apenas voy haciendo caso, llega ella, mi canción, larga, de casi 20 minutos, con Leo, Zeta y Patricia , en directo desde México DF La Cantata del Diablo.

https://www.youtube.com/watch?v=qwPSH2tq50E&t=905s

Es tal el subidón que me da, que me pongo a correr, marcando el ritmo con los bastones, riendo, cantando,como si estuviese solo, en contraposición a mis lágrimas de hace unos meses al escuchar "Hoy toca ser feliz", cuando veía que iba acumulando lesiones, accidentes y enfermedades

https://www.youtube.com/watch?v=abLwErDrwJc

todo ello provoca que llegue antes de lo esperado al avituallamiento y comer algo de arroz con una cerveza que primero no quise, pero que tras pensármelo, acepté. Después mantengo una charla con Virtu y Senén que dicen de esperarme en meta y con los encargados del "otro" avi, donde un café de olla y un trago de agua con anís, mas un dulce me hacen ver lo grande que es esta prueba. Me quedaría aquí, pero hay que seguir, echo cuantas y le digo a mi mujer que llegaré al cementerio sobre tres horas después, hasta ahora lo voy clavando.
Salgo trotando en dirección al polideportivo del Altet, coincidiendo desde hace tiempo con dos chicas, extranjeras, con las que alterno posiciones todo  el rato. Recorrido para correr si estás bien o para reventar si te pasas, yo sigo a mi ritmo de seis kms a la hora con las paradas, jugando con el margen para parar mas o menos. Voy perfecto, pero solo llevo el primer tercio de la prueba, y viendo a los que llevo alrededor , tenemos cara de finisher, aunque a la postre, no fuera así.
Llegada al Altet, aunque se me hizo largo el tramo desde dentro del pueblo, para mí que hay un par de kms mas, pero es una apreciación mía.

Y tras repostar, hacia la temida playa,el viento lleva un rato dando la tabarra, pero lo que vivo en esa playa, es el infierno, con muy poco terreno duro y mi peso penaliza mi andar, es el tramo mas duro que paso, se me hizo eterno y creo que hizo mella en mi cuerpo. Por fin arenales y aunque llevo mojada la zapatilla, solo hay una que me molesta la arena y me la quito,siguiendo a pesar de ello , andando, desaprovechando el terreno. Arenales, Clot de Galvany, donde si que corro algo en la segunda parte, recordando esas lunáticas por la zona. El frío empieza a notarse, pero mi reserva de grasa hace que siga en manga corta a pesar de todo. Llego al km 50 donde en previsión dejé un frontal pequeño y mis zapatillas Adidas recauchutadas, que son con las que haré el resto de la prueba. Por un error de comunicación, mi mujer está en el poli , aunque el haber dejado la mochila minimiza su ausencia,uno es perro viejo y tienes que tener un plan B, aunque el mío casi falla, pero eso,cuando toque.
Bebo, como y sigo camino del siguiente, el de la comida para unos y cena para otros, ya en el 59. Cojo buen ritmo de nuevo y puedo trotar a ratos, pero el aire molesta mucho y no sabes que hacer, ni como vas a ir mejor,aquí coincido con varios grupos y pienso en que voy solo toda la carrera, aunque nunca he sentido esa soledad. Aproximadamente en el km 54, me dan unas rampas tremendas en los isquios, chillo mas de rabia que de dolor, no llevo malas piernas y esto ahora, he comido, he bebido, poco, pero mas que otras veces. Por suerte recuerdo una frase que dice que las rampas de una carrera, se van en la carrera y tras pegar cuatro meneos a las patas,pude continuar. No llego a sacar el frontal cuando llego al 59, me dicen que ha fisios y para allá que voy, los pies estaban tocando la moral y un buen masaje me los arregla temporalmente.Como y me pongo el chubasquero y el frontal, yendo dirección al 66, donde tenía previsto cambiarme de ropa. Un tramo pestosillo y que coincide con los kms que ya hicimos horas antes, donde me uno a una pareja de la daya y que serán mis compañeros a partir de entonces, voy algo más rápido  que ellos, pero prefiero la compañía nocturna a ganar una hora en meta. Antes de llegar vienen mis zumba@s a esperarme y en su compañía llego al avi, donde cojo el otro frontal, pilas para una noche larga y me despido de mi mujer hasta la meta. Ahora la carrera transcurre integra por mi territorio, por el territorio zumba@, el barranquico, virgen del corredor, el pozo 14, donde la organización nos va acompañando con un coche, haciendo este tramo divertido, nos juntamos un buen grupo de corredores,aunque mis acompañantes tiran de pastillas, esto empieza a hacerse duro, aunque por suerte,voy con un marcha menos y se nota.
Cuando llegamos al asfalto, camino del campo de fútbol del pantano, los pies me empiezan a doler como nunca, un dolor insoportable, que me hace pensar que si no me lo solucionan , lo tendré que dejar, a pesar de llevar buena piernas. Cuando llego voy directo a los fisios y cuando les digo el problema, Alejandro me coge como conejillo de indias y les explica y enseña a todos, mi problema, que no son los pies, si no, los lumbares, metiéndome una presión en la zona que hoy noto todavía, pero se me fue el dolor de pies.Se van mis compañeros y digo que ya los cogeré, comiendo, mas bien, bebiendo, caldo, café y coca cola, intentando animar a los que allí se quedaron, en el 78 según la organización, 82, según todos.

Empieza a llover, aunque no molesta, en estos momentos me hago marujo y voy con paco y su sobrina, mas tarde con Luisa y Rosa, hasta que aprovechando una bajada corro y me alejo de ellos. Por fin, llego a la altura de mis compañeros, cuando ya se veían las antenas del castro  y la desesperación hacía mella ante esas revueltas que tanto daño hacen. La subida, se hace dura, pero sabes que es el final. Voy al mismo ritmo que cuando empecé, como en caravaca, sin molestias aunque con hambre,no he comido sólido desde el 66. Empieza mi terreno y al poco, ostiazo del 15 caigo de  barriga, pero tengo mucha y no me duele, aunque me cuesta levantarme.
Mis compañeros se quedan, yo no puedo parar ya, les digo de esperarlos en el avituallamiento, en esa bajada adelanta a mas gente,se hace duro, es una bajada técnica, de noche y con 90 kms en las piernas , al final, puedo correr hasta casi el avi. Después de que me pongan sellos en pierna, cara , menos en el pasaporte que no encuentro, vaciando la mochila, como curiosidad decir que al sacar en casa las cosas, apareció, en este punto estaba la hija de un zumba@ Lidia e hizo
honor a la familia, además de Encarni. Aprovecho mientras espero y me pongo una camiseta interior que me recuerda otros tiempos, de la UTBS. Llegan mis compañeros y les digo que sigo hacia adelante, Eduardo y Rosario se quedan tomando algo y recuperando el mal rato pasado. Yo sigo con las marujas, a ritmo muy cómodo que nos hace llegar en menos de dos horas a Elche a la meta  de esta transilicitana que excepto en momentos puntuales, me ha devuelto la ilusión, pasando en esta ocasión por el rio, sin molestarme la vuelta, sin enterarme de la cuerda y adelantando a seis o siete compañeros en esos últimos kms,lo que demuestra lo bien que iba. El tiempo 18:48, simple estadística  para una prueba de 107 kms,ni los 104 del año pasado, ni los 100 de la publicidad, pero cuando acabas bien nada importa.
Medalla puesta por Senén, cuatro años después, abrazos y saludos a los presentes, a los que van llegando, a los que están y camino de casa, donde por fin llegó la dureza de Elche, encontrar aparcamiento, esa si es una Ultra.

CONCLUSIONES

Llegué antes que otros 500 y no me importa, podría haber acabado antes, sí, pero también podría no haber acabado, esto es Ultrafondo, cuando te pasas, no llegas. Dar la enhorabuena a todos
, a los que acabaron, a los que no, a los que hacen trampas y se engañan a sí mismos por una foto, a los que empiezan y les falta el gen del sufrimiento, a los que nos animan y apoyan  durante el recorrido, a organización, voluntarios y fotógrafos, a los que han hecho, que correr en la ciudad donde resido, sea una fiesta y poder presumir de ilicitano por unos días,no lo soy, pero cuando se hacen las cosas bien, hay que decirlo y esta prueba, con dos cositas, sería la mejor.
Y para finalizar, dar las gracias a los zumba@s, a los SR y a mi mujer y mi familia  por aguantarme, pero sobre todo, a los que hacéis que me sienta alguien importante por hacer lo que hago.

NO DIGAS QUE NO PUEDES HACERLO, DI QUE NO LO QUIERES INTENTAR.

http://www.chiplevante.net/2018TRANSILICITANA/general.asp

5 comentarios:

aly dijo...

mi ENHORABUENA OTRA VEZ!!
no me cansaré de repetirlo. yo de mayor quiero ser como tú, jejeje poco a poco vuelve ese noble hidalgo que andaba algo despistado por ahí. A descansar y a por la proxima.

ramonet dijo...

Me has emocionado con tu trozo musical, no dejes de pensar que te has calzado más de 100 km

Ignacio Villar Gómez dijo...

Marujo, que grande eres!!!

ramonet dijo...

Me flipa tu crónica y me pones los dientes largos, pero 104 km son muuucho. Así que enhorabuena y dale el mérito que tiene que es mucho

ALBERTO dijo...

ENHORABUENA FAUSTO: que la vuelta sea larga, y fructífera la cosecha de pruebas realizadas. Ahora con tranquilidad y poco a poco a tomar el sendero del disfrute sin prisas.....D-E-S-P-A-C-I-T-O. pero sin pausas ni parones.
Un saludo y nos vemos.